Leishmaniosis canina: Qué es, tratamiento y esperanza de vida

como saber si mi perro tiene leishmania

La leishmaniosis o le leishmaniasis, es una enfermedad parasitaria que puede darse tanto en perro como en humanos. Es importante que sepas todo sobre esta enfermedad para poder hacer frente a ella de la mejor manera posible.

Qué es la leishmaniosis canina

Como acabamos de decir, la leishmaniosis es una enfermedad parasitaria que se transmite a través de la picadura del flebotomo. Según la zona en la que te encuentres, tendrás más posibilidades o no de que el perro sea infectado por la picadura.

Cómo saber si mi perro tiene leishmaniosis

Hay muchos síntomas por los que se puede ver si un perro tiene la enfermedad o no. La más común es la falta de pelo en zonas como ojos, orejas y nariz, pérdida de peso, heridas en la piel (especialmente en patas y cabeza) en zonas donde el perro tiene más contacto con el suelo.

La mejor manera para saber si tu perro tiene la enfermedad, es hacer una prueba en el veterinario. Esta prueba debe hacerse todos los años y se realizan campañas en todos los veterinarios de territorio español.

Leishmaniosis canina
Perro triste

Fases

Según los signos clínicos que presente el animal, puede encontrarse en una fase u otra. A continuación facilitamos un cuadro con los signos por fases:

ESTADIO O FASESIGNOS CLÍNICOS
Fase I:
Enfermedad leve
Signos leves:
– linfadenomegalia periférica
– dermatitis papular
Fase II:
Enfermedad Moderada
Signos de la fase I de la enfermedad y además:
– Anorexia
-Pérdida de peso
– Fiebre
– Epitaxis
– Lesiones cutáneas (difusas o simétricas):
Dermatitis exfolitiva
Onicogrifosis
Ulceraciones
Fase III:
Enfermedad Grave
Signos clínicos de las fases I y II + signos procedentes de lesiones
por inmunocomplejos:
-Vasculitis
-Artritis
-Uveítis
-Glomerulonefritis
Fase IV:
Enfermedad muy Grave
Signos clínicos de la fase III, pero además:
-Tromboembolismo pulmonar
– Síndrome nefrótico
– Enfermedad renal terminal

Cuánto puede durar un perro con leishmania

La esperanza de vida de un perro con este enfermedad va a depender, en gran medida, en la fase en la que se encuentre.

Si la enfermedad se coge a tiempo, el animal tiene muchas posibilidades de sobrevivir y llevar una vida prácticamente normal con un tratamiento de por vida. Si no es cogido a tiempo y el animal tiene órganos afectados, es probable que el veterinario aconseje eutanasiar al animal.

Hay que tener muy presente que esta enfermedad no tiene cura y que lo que conseguimos con el tratamiento, es bajar los niveles al mínimo para que el animal pueda tener una vida normal y la enfermedad no suponga un problema. Eso sí, hay que tener cuidado con las recaídas.